jueves, marzo 23, 2006

Adiós Libertad de Expresión

Poco a poco, y sin ya casi ninguna resistencia, la libertad de expresión de los venezolanos nos ha sido mermada. Gracias a las múltiples derrotas padecidas por la incompetente oposición tradicional, que dejaron un sabor derrotista en la población, la sociedad ha entregado al régimen en mando sus libertades políticas y económicas; entre ellas la libertad de expresión, la cual en el año 2005 sufrió uno de sus mayores reveces, cuando fué aprobada la denominada Ley Resorte o Ley Mordaza.
Incluso dentro de la oposición tradicional se escucharon voces que trataban de defender las supuestas beldades de algunos de los artículos contenidos en esta ley, referentes al establecimiento de canones morales y eticos que regularian los abusos que repetidamente perpetraban los oligopólicos medios de comunicación contra las "buenas costumbres" de los venezolanos.
¿Qué tal si en vez de establecer un reglamento restrictivo, dictado por el gobierno, se hubiese concertado un acuerdo entre las partes involucradas, a saber los propietarios de los medios de comunicación y la colectividad representada en la sociedad civil? ¿Qué tal si los vigilantes del cumplimiento de este contrato fuesemos todos y cada uno de los ciudadanos quienes pudiesemos actuar a través de los tribunales, en lugar de la acción policial del estado?, ¿Qué tal si lo anterior fuese además reforzado con la libre competencia entre medios de comunicación, los cuales no tuvisen que pasar por el suplicio de los controles estatales para crearce, garantizando de esta manera la variedad de medios para todos los gustos y no la oligopolización generada por las políticas restrictivas de Conatel?.
Pues bien, nada de esto fue así, los venezolanos preferimos suprimir nuestras libertades a cambio de una sociedad con una "mayor moral", y es así como ahora vemos dialogos incomprensibles en series cuyos libretos fueron censurados bajo el criterio de algunos pocos, noticieros que cambiaron el amarillismo de antaño por información que no lo es o que solo es propaganda que favorece a algunos pocos; vemos sanciones contra emisoras que se expresaron de forma incorrecta o que emitieron opiniones que resultaron contrarias a los oidos de algún gris funcionario público. Quizás no tan pronto, pero paulatinamente nos estan conduciendo por el sendero del silencio en las calles y de la no opinión, podremos pensar todo lo que queramos pero nunca decirlo, escribirlo o expresarlo de forma alguna porque podrá ser considerado obsceno, peligroso o una traición a la patria; no podremos hablar de libertades, de estados autónomos, de sexo ni de los errores de los personeros del gobierno sin ser castigados por ello.
Adiós Libertad de Expresión.
Me despido de ti con una frase de Voltaire
"No estoy de acuerdo con lo que dices, pero daría mi vida por tu derecho a expresarlo"

3 comentarios:

Beatriz dijo...

Muy buen artículo Julio. Los ciudadanos sentimos una especie de rabia mezclada con impotencia al ver en lo que se han convertido nuestros medios desde la aplicación de la ley. Hoy es esto... ¿què nos espera mañana?

Manuel Gonzalez dijo...

Hola,

Ayer le escuche esa frase de Voltaire a Enrique Lazo en un programa de radio. Nada mas apropiado para lo que estamos viendo. Y es que esa propaganda del gobierno, obligada por la ley Resorte, me resulta inaceptable.

Excelente blog...

Anónimo dijo...

Looking for information and found it at this great site... » » »